13 octubre 2015

Tornillo de banco de carpintero casero

Tornillo casero para banco de carpintero. www.enredandonogaraxe.com
Hace unos meses instalé un tornillo de banco en mi mesa de trabajo y me di cuenta de lo útil que resulta en el taller. Pero hace poco descubrí que para algunos proyectos el tornillo que atraviesa la mordaza por el centro es un estorbo, así que pensé en una forma de hacer un tornillo casero con un par de sargentos, uno a cada lado, de forma que al dejar libre el espacio en el centro de la mordaza pueda poner ahí mis piezas de trabajo en vertical sin mayor problema.



Problema con tornillo centrado en la mordaza. www.enredandonogaraxe.com
Para hacer este tornillo de banco de carpintero utilicé un par de mis sargentos baratos, aquellos que había mejorado poniéndoles un par de chapas de contrachapado para evitar que las mordazas marcasen la madera al apretar.


Topes y alcayatas para sujetar los sargentos. www.enredandonogaraxe.com
La idea para hacer este tornillo es muy sencilla, ya que tan solo se trata de buscar una manera de sujetar dos sargentos por debajo del travesaño de la mesa sin que se caigan, de forma que estos sujeten una mordaza de madera sin que se caiga cuando los sargentos estén flojos. Con unos listones y unos trozos de contrachapado hice unos topes en los que se encaja la mandíbula fija de los sargentos para evitar que estos se desplacen hacia adelante. Y con unas simples alcayatas evito que los sargentos se caigan al suelo.


Atornillando el sargento a la mordaza. www.enredandonogaraxe.comAtornillar topes al interior del larguero de la mesa. www.enredandonogaraxe.comMordaza de apriete fácil de montar y desmontar. www.enredandonogaraxe.com

Atornillo los topes en su posición en el interior del larguero de la mesa y dejo también puestas las alcayatas. Estas tan solo las tengo que girar por debajo de la barra metálica de los sargentos una vez meto la mandíbula móvil en el hueco de los topes. Ahora resulta muy fácil montar y desmontar los sargentos. Solo me queda atornillar las chapas de contrachapado de mis sargentos baratos al trozo de listón que utilizaré de mordaza, y así me aseguro de que la mordaza ni se caerá al suelo ni se desplazará a los lados.